Entradas etiquetadas: viaje

Un hombre que se parecía a Delibes

—¡Uno con leche clarito, rubia! Mona plegó la mitad derecha del labio superior como siempre que trata de disimular la rabia. Sin dirigirle la mirada, se fue hacia la cafetera. —Tendrá que esperar, está apagada. Encendió la máquina con desgana.

Un hombre que se parecía a Delibes

—¡Uno con leche clarito, rubia! Mona plegó la mitad derecha del labio superior como siempre que trata de disimular la rabia. Sin dirigirle la mirada, se fue hacia la cafetera. —Tendrá que esperar, está apagada. Encendió la máquina con desgana.

Contra el embarque ordenado

Primero accedieron los impedidos y los necesitados. A continuación, los de la clase Business, los miembros del club Sky Priority y los del Sky Blue Eyes. Siguieron los pasajeros con tarjetas Platinum, Gold, Silver y demás metales. Finalmente embarcamos nosotros.

Contra el embarque ordenado

Primero accedieron los impedidos y los necesitados. A continuación, los de la clase Business, los miembros del club Sky Priority y los del Sky Blue Eyes. Siguieron los pasajeros con tarjetas Platinum, Gold, Silver y demás metales. Finalmente embarcamos nosotros.

¿Pero quién ha dicho que Zorri es un gato?

Para M.F.C. y, en general, para los pequeños amantes de los viajes. Hace mucho, mucho tiempo, en una urbanización cerca del mar, existió una muchachita que se llamaba Anabel Lili. Anabel Lili vivía con sus padres en un chalé adosado

¿Pero quién ha dicho que Zorri es un gato?

Para M.F.C. y, en general, para los pequeños amantes de los viajes. Hace mucho, mucho tiempo, en una urbanización cerca del mar, existió una muchachita que se llamaba Anabel Lili. Anabel Lili vivía con sus padres en un chalé adosado

Hora local

Quedan atrás las últimas espumas de la mañana. El día despierta líneas de trazo firme, polígonos que se definen entre el verde pálido y pálidas herrumbres. Minúsculas fichas se han agrupado en organismos irregulares unidos por la distancia menor entre

Hora local

Quedan atrás las últimas espumas de la mañana. El día despierta líneas de trazo firme, polígonos que se definen entre el verde pálido y pálidas herrumbres. Minúsculas fichas se han agrupado en organismos irregulares unidos por la distancia menor entre

Victorio recuerda

Lo último que recuerda Victorio son las noches sin dormir, buscando el modo de decirle a su padre que ha decidido dejar la profesión. Victorio se devana los sesos. Intenta hallar la manera de explicarle a su padre que su vaso

Victorio recuerda

Lo último que recuerda Victorio son las noches sin dormir, buscando el modo de decirle a su padre que ha decidido dejar la profesión. Victorio se devana los sesos. Intenta hallar la manera de explicarle a su padre que su vaso

El amigo que se fue para ese lado

Para Mara, en su sexto cumpleaños. — “¡Perri, Perri —gritó la niña que se llamaba EME—. No te vayas para ese lado!”. Pero Perri no oyó los gritos, o hizo como que no los oía. Dobló la esquina de la

El amigo que se fue para ese lado

Para Mara, en su sexto cumpleaños. — “¡Perri, Perri —gritó la niña que se llamaba EME—. No te vayas para ese lado!”. Pero Perri no oyó los gritos, o hizo como que no los oía. Dobló la esquina de la

Vladivostok o la soledad del coche autónomo

“Esta realidad nos introduce de lleno en una nueva era de la movilidad que, en mi opinión, va a ser apasionante” (Carlos Tavares, presidente de Peugeot Citroën, sobre el coche autónomo que el 23 de noviembre de 2015 realizó con

Vladivostok o la soledad del coche autónomo

“Esta realidad nos introduce de lleno en una nueva era de la movilidad que, en mi opinión, va a ser apasionante” (Carlos Tavares, presidente de Peugeot Citroën, sobre el coche autónomo que el 23 de noviembre de 2015 realizó con

Área de descanso

¡A Madrid, a Madrid! Íbamos a Madrid, la ciudad de los pícaros y de los excelentes. Íbamos por la magnífica autovía. Llavábamos abrigos y gafas de sol para pasar el invierno. En España, las autovías son magníficas y son gratuitas.

Área de descanso

¡A Madrid, a Madrid! Íbamos a Madrid, la ciudad de los pícaros y de los excelentes. Íbamos por la magnífica autovía. Llavábamos abrigos y gafas de sol para pasar el invierno. En España, las autovías son magníficas y son gratuitas.

Milagros en fin de semana

Llueve. Es difícil saber si ha amanecido. El agua forma ríos que cruzan la carretera de través, con la prisa de las corrientes furtivas. Tres ciclistas avanzan hacia la capital. En el punto más elevado del camino, la niebla se

Milagros en fin de semana

Llueve. Es difícil saber si ha amanecido. El agua forma ríos que cruzan la carretera de través, con la prisa de las corrientes furtivas. Tres ciclistas avanzan hacia la capital. En el punto más elevado del camino, la niebla se

Ítaca

Esta noche ha vuelto a soñar. Despertó como se regresa de los malos viajes: empapado en sudor, desorientado, temeroso. En la cama ya no quedaba más que el desorden de las sábanas y la impertinente luz de las mañanas que

Ítaca

Esta noche ha vuelto a soñar. Despertó como se regresa de los malos viajes: empapado en sudor, desorientado, temeroso. En la cama ya no quedaba más que el desorden de las sábanas y la impertinente luz de las mañanas que

Seres humanos

Somos seres humanos, hijo mío, casi pájaros héroes públicos y secretos. Roberto Bolaño “Easy, easy…”. El negro no va a tomarse el trabajo de dilatar la pupila para comprobar el billete del viajero y se lo hace saber con esa

Seres humanos

Somos seres humanos, hijo mío, casi pájaros héroes públicos y secretos. Roberto Bolaño “Easy, easy…”. El negro no va a tomarse el trabajo de dilatar la pupila para comprobar el billete del viajero y se lo hace saber con esa

Cena en Puerto Deseado

Aparecerás en la puerta con la nariz ligeramente enrojecida por el viento incansable y la sonrisa pícara de quien sabe que ha cumplido su parte del trato. Como lo ignoro todo sobre tus artes de pesca, no tendré manera de

Cena en Puerto Deseado

Aparecerás en la puerta con la nariz ligeramente enrojecida por el viento incansable y la sonrisa pícara de quien sabe que ha cumplido su parte del trato. Como lo ignoro todo sobre tus artes de pesca, no tendré manera de

A favor de la prudencia en carretera (o La joven del Ford Fiesta)

La carretera es una cosa seria. Se lo dice alguien que pasó su infancia tras el asiento del conductor de un Simca 1200 que adelantaba humeantes pegasos sin reparar en lo que pudiera salir de la curva. Afortunadamente, hoy  ya

A favor de la prudencia en carretera (o La joven del Ford Fiesta)

La carretera es una cosa seria. Se lo dice alguien que pasó su infancia tras el asiento del conductor de un Simca 1200 que adelantaba humeantes pegasos sin reparar en lo que pudiera salir de la curva. Afortunadamente, hoy  ya