Entradas etiquetadas: poesía

O que sabemos de Antuérpia

Por Herberto Helder sabemos que a soidade en Antuérpia pode acadar o tamaño do mundo. Sabémolo por Herberto Helder, pero que sabemos do Herberto? Pouco, abofé. Prácticamente nada. Segundo conta Méndez Ferrín, noutro tempo a poesía de Helder e os

O que sabemos de Antuérpia

Por Herberto Helder sabemos que a soidade en Antuérpia pode acadar o tamaño do mundo. Sabémolo por Herberto Helder, pero que sabemos do Herberto? Pouco, abofé. Prácticamente nada. Segundo conta Méndez Ferrín, noutro tempo a poesía de Helder e os

Haikus para Mara en su quinto cumpleaños

Hora del cole: galletas con bostezo el desayuno. — Hora del baile: en el espejo aguarda un demi-plié. — Hora del juego: taconeo de cristal. Sal, Cenicienta. — Hora del baño: superhéroes alerta por los desagües. — Hora del sueño: poso de aire en

Haikus para Mara en su quinto cumpleaños

Hora del cole: galletas con bostezo el desayuno. — Hora del baile: en el espejo aguarda un demi-plié. — Hora del juego: taconeo de cristal. Sal, Cenicienta. — Hora del baño: superhéroes alerta por los desagües. — Hora del sueño: poso de aire en

Mi amigo Horacio

Hoy he vuelto a recordar a Horacio. Ha sido igual que siempre. Primero la calidez que se siente en la proximidad del amigo que en todo va un paso por delante, la agradable sensación de seguridad que otorga el saber

Mi amigo Horacio

Hoy he vuelto a recordar a Horacio. Ha sido igual que siempre. Primero la calidez que se siente en la proximidad del amigo que en todo va un paso por delante, la agradable sensación de seguridad que otorga el saber

Alejandra P.

De qué sirve el verso si no muerde si no muerde el verso no vale el papel que mancha de qué sirve el verso si no lucha a muerte contra la sintaxis contra la lógica contra la economía política contra

Alejandra P.

De qué sirve el verso si no muerde si no muerde el verso no vale el papel que mancha de qué sirve el verso si no lucha a muerte contra la sintaxis contra la lógica contra la economía política contra

Algún día por la tarde

Algún día por la tarde he de entregar este obsequio en que trabajo furibundo desde el cuerpo abriéndolo a su raíz apartando uña de carne trepando a los andamios de las cúmulo-nimbos para desencajar el cielo de su azul los

Algún día por la tarde

Algún día por la tarde he de entregar este obsequio en que trabajo furibundo desde el cuerpo abriéndolo a su raíz apartando uña de carne trepando a los andamios de las cúmulo-nimbos para desencajar el cielo de su azul los

Vigo no es un lugar común

Entramos en Vigo como ladrones y era verano. ¿Pero es que alguna vez no es verano en Vigo? Entramos en Vigo resbalando sobre el preciado acero de la AP9 que nos arrojó directamente en la avenida García Barbón. Acudíamos a la

Vigo no es un lugar común

Entramos en Vigo como ladrones y era verano. ¿Pero es que alguna vez no es verano en Vigo? Entramos en Vigo resbalando sobre el preciado acero de la AP9 que nos arrojó directamente en la avenida García Barbón. Acudíamos a la

Señora Varela

Señora Varela, la suya es la voz más clara que por aquí se ha oído en mucho tiempo. Su voz es un cristal o, más bien, el filo de un cristal quebrado. Corta, abre, desvela. ¿Por qué no hemos sabido

Señora Varela

Señora Varela, la suya es la voz más clara que por aquí se ha oído en mucho tiempo. Su voz es un cristal o, más bien, el filo de un cristal quebrado. Corta, abre, desvela. ¿Por qué no hemos sabido

Nana da gaivota no tellado

Pasaxeiros do Nordés Acróbatas en voo estacionario sobre o vertedoiro Profetas dos resíduos sólidos urbanos Gardas xurados do contedor. Calade! Cesade esa leria de hienas famentas! Durme, meu amor.

Nana da gaivota no tellado

Pasaxeiros do Nordés Acróbatas en voo estacionario sobre o vertedoiro Profetas dos resíduos sólidos urbanos Gardas xurados do contedor. Calade! Cesade esa leria de hienas famentas! Durme, meu amor.

Palabras para Mara en su cuarto cumpleaños

I. Tratado sobre la relatividad de la distancia Dormías orientada hacia un chupete distante de tu nariz una cuarta en la escala de tu padre quinientas millas de Indianápolis en la tuya de ochomesina venida a este planeta para desmentir

Palabras para Mara en su cuarto cumpleaños

I. Tratado sobre la relatividad de la distancia Dormías orientada hacia un chupete distante de tu nariz una cuarta en la escala de tu padre quinientas millas de Indianápolis en la tuya de ochomesina venida a este planeta para desmentir

Levántate Manny

Levántate Manny. Despierta, diablo tagalo, ángel herido entre doce cuerdas. Caíste fulminado y un rayo de silencio fracturó la arena, recorrió el mundo vía satélite, dinamitó récords de audiencia previo pago. Me rompe el corazón, Manny, verte sobre la lona

Levántate Manny

Levántate Manny. Despierta, diablo tagalo, ángel herido entre doce cuerdas. Caíste fulminado y un rayo de silencio fracturó la arena, recorrió el mundo vía satélite, dinamitó récords de audiencia previo pago. Me rompe el corazón, Manny, verte sobre la lona