Entradas etiquetadas: Marcus Wagenknecht

Final

El búho de Minerva emprende el vuelo al anochecer, dijo el filósofo. En general, debemos conformarnos con  teorías que dan encaje más o menos cómodo a los hechos consumados. El angosto terreno de la prognosis se ventila entre las ciencias

Final

El búho de Minerva emprende el vuelo al anochecer, dijo el filósofo. En general, debemos conformarnos con  teorías que dan encaje más o menos cómodo a los hechos consumados. El angosto terreno de la prognosis se ventila entre las ciencias

KC

Mucho se ha hablado sobre el último Nobel de Literatura. Sobre si la elección del ganador ha sido justa o injusta, adecuada o fuera de foco, visionaria o una simple operación de marketing. El debate es baladí, porque la Academia

KC

Mucho se ha hablado sobre el último Nobel de Literatura. Sobre si la elección del ganador ha sido justa o injusta, adecuada o fuera de foco, visionaria o una simple operación de marketing. El debate es baladí, porque la Academia

O seu nome

“Así como Londres ten os autobuses de dous pisos, Nova York os taxis amarelos, Venecia as góndolas ou Calcuta os rickshaws, Madrid ten os seus incansábeis camións do lixo”. Foi Marcus Wagenknecht quen nos fixo reparar na benaventurada ligazón que

O seu nome

“Así como Londres ten os autobuses de dous pisos, Nova York os taxis amarelos, Venecia as góndolas ou Calcuta os rickshaws, Madrid ten os seus incansábeis camións do lixo”. Foi Marcus Wagenknecht quen nos fixo reparar na benaventurada ligazón que

El doctor Tissot y los problemas de la nación

En España a los ministros, cuando se les ha pasado la amargura del cese, se les hace un retrato. Un retrato por cuenta del erario público, naturalmente, que hermoseará las paredes del ministerio. Es una costumbre no exclusiva de este país

El doctor Tissot y los problemas de la nación

En España a los ministros, cuando se les ha pasado la amargura del cese, se les hace un retrato. Un retrato por cuenta del erario público, naturalmente, que hermoseará las paredes del ministerio. Es una costumbre no exclusiva de este país

Cae

He vuelto de la Feria del Libro de Fráncfort agotado y extasiado, las dos cosas. Tal ha sido el agotamiento y tal el éxtasis, que he tardado tres semanas largas en rehacerme para escribir esta breve nota. Pero no os

Cae

He vuelto de la Feria del Libro de Fráncfort agotado y extasiado, las dos cosas. Tal ha sido el agotamiento y tal el éxtasis, que he tardado tres semanas largas en rehacerme para escribir esta breve nota. Pero no os

Marianne Rajó: caso abierto

“Oh, ma chère Lucie, ne te laisse jamais embrasser por un homme sans moustaches.” Guy de Maupassant: La moustache. Interior, noche. Un hombre de edad avanzada y otro joven entran en un salón ricamente amueblado. Se quitan las gabardinas mojadas y

Marianne Rajó: caso abierto

“Oh, ma chère Lucie, ne te laisse jamais embrasser por un homme sans moustaches.” Guy de Maupassant: La moustache. Interior, noche. Un hombre de edad avanzada y otro joven entran en un salón ricamente amueblado. Se quitan las gabardinas mojadas y

Mi amigo Horacio

Hoy he vuelto a recordar a Horacio. Ha sido igual que siempre. Primero la calidez que se siente en la proximidad del amigo que en todo va un paso por delante, la agradable sensación de seguridad que otorga el saber

Mi amigo Horacio

Hoy he vuelto a recordar a Horacio. Ha sido igual que siempre. Primero la calidez que se siente en la proximidad del amigo que en todo va un paso por delante, la agradable sensación de seguridad que otorga el saber

¿Sueñan las tabaqueras con cow-boys postmodernos?

El deporte del motor fue el último refugio de la publicidad del tabaco. Acosadas por legislaciones restrictivas, en 2007 las multinacionales abandonaron la Fórmula 1, un espectáculo que durante décadas habían sostenido con inversiones gigantescas. Los triángulos blancos, códigos de

¿Sueñan las tabaqueras con cow-boys postmodernos?

El deporte del motor fue el último refugio de la publicidad del tabaco. Acosadas por legislaciones restrictivas, en 2007 las multinacionales abandonaron la Fórmula 1, un espectáculo que durante décadas habían sostenido con inversiones gigantescas. Los triángulos blancos, códigos de