Entradas etiquetadas: lluvia

En este pueblo (XV)

En este pueblo llueve poco últimamente y la autoridad municipal ha tomado medidas preventivas. El agua corriente sólo puede destinarse al consumo humano: beber, asearse y ese tipo de cosas. Nada de lavar el coche ni de regar el césped,

En este pueblo (XV)

En este pueblo llueve poco últimamente y la autoridad municipal ha tomado medidas preventivas. El agua corriente sólo puede destinarse al consumo humano: beber, asearse y ese tipo de cosas. Nada de lavar el coche ni de regar el césped,

Aki y la humanidad deprimida

“Soy optimista porque mi muerte está cerca. Por fin me iré lejos de aquí. Es algo que me gustaría decirle a las madres de este mundo: si la cosa sigue así, sus hijos y sus nietos no tendrán futuro. Solo

Aki y la humanidad deprimida

“Soy optimista porque mi muerte está cerca. Por fin me iré lejos de aquí. Es algo que me gustaría decirle a las madres de este mundo: si la cosa sigue así, sus hijos y sus nietos no tendrán futuro. Solo

Milagros en fin de semana

Llueve. Es difícil saber si ha amanecido. El agua forma ríos que cruzan la carretera de través, con la prisa de las corrientes furtivas. Tres ciclistas avanzan hacia la capital. En el punto más elevado del camino, la niebla se

Milagros en fin de semana

Llueve. Es difícil saber si ha amanecido. El agua forma ríos que cruzan la carretera de través, con la prisa de las corrientes furtivas. Tres ciclistas avanzan hacia la capital. En el punto más elevado del camino, la niebla se

Contra las partidas amañadas

Este momento em que sossegadamente nâo cremos em nada, Pagâos inocentes da decadência. (Ricardo Reis / Fernando Pessoa). Miré la pared alicatada y supe que nunca hubo nadie al otro lado del tablero. Enmudecí. La voz es un don. Un

Contra las partidas amañadas

Este momento em que sossegadamente nâo cremos em nada, Pagâos inocentes da decadência. (Ricardo Reis / Fernando Pessoa). Miré la pared alicatada y supe que nunca hubo nadie al otro lado del tablero. Enmudecí. La voz es un don. Un

Arroaces

¿De qué perdida claridad venimos? Blanca Varela. El viejo del paraguas arrojó al hogar un puñado de leña menuda y esperó a que la llama se alzase. Sin dejar de mirar el fuego que se reflejaba en su rostro curtido,

Arroaces

¿De qué perdida claridad venimos? Blanca Varela. El viejo del paraguas arrojó al hogar un puñado de leña menuda y esperó a que la llama se alzase. Sin dejar de mirar el fuego que se reflejaba en su rostro curtido,

Contra el instinto de manada

A mi amigo Lars H., pilar de la torre. Llueve. Leva lloviendo toda la tarde y toda la noche, pero ahora la lluvia se ha hecho de tres colores: rojo, azul y un tono más que sois incapaces de reconocer.

Contra el instinto de manada

A mi amigo Lars H., pilar de la torre. Llueve. Leva lloviendo toda la tarde y toda la noche, pero ahora la lluvia se ha hecho de tres colores: rojo, azul y un tono más que sois incapaces de reconocer.