Entradas etiquetadas: cuento infantil

Hasta la gente más casera ama el aire libre

Para Mara, en su séptimo cumpleaños. Tino era un joven rinoceronte que vivía en un lugar increíble de África llamado cráter del Ngorongoro. El cráter del Ngorongoro es un sitio fantástico para vivir si eres un rinoceronte, pero también si

Hasta la gente más casera ama el aire libre

Para Mara, en su séptimo cumpleaños. Tino era un joven rinoceronte que vivía en un lugar increíble de África llamado cráter del Ngorongoro. El cráter del Ngorongoro es un sitio fantástico para vivir si eres un rinoceronte, pero también si

Flores de repuesto

Para las nietas y sobrinas nietas de Luci y Manolo, y para todos los que sueñan con los Reyes Magos. Melchi, Gaspi y Baltasara eran tres princesas. Aunque eran muy modernas e iban a tiendas que siempre estaban llenas de gente

Flores de repuesto

Para las nietas y sobrinas nietas de Luci y Manolo, y para todos los que sueñan con los Reyes Magos. Melchi, Gaspi y Baltasara eran tres princesas. Aunque eran muy modernas e iban a tiendas que siempre estaban llenas de gente

¿Pero quién ha dicho que Zorri es un gato?

Para M.F.C. y, en general, para los pequeños amantes de los viajes. Hace mucho, mucho tiempo, en una urbanización cerca del mar, existió una muchachita que se llamaba Anabel Lili. Anabel Lili vivía con sus padres en un chalé adosado

¿Pero quién ha dicho que Zorri es un gato?

Para M.F.C. y, en general, para los pequeños amantes de los viajes. Hace mucho, mucho tiempo, en una urbanización cerca del mar, existió una muchachita que se llamaba Anabel Lili. Anabel Lili vivía con sus padres en un chalé adosado

El amigo que se fue para ese lado

Para Mara, en su sexto cumpleaños. — “¡Perri, Perri —gritó la niña que se llamaba EME—. No te vayas para ese lado!”. Pero Perri no oyó los gritos, o hizo como que no los oía. Dobló la esquina de la

El amigo que se fue para ese lado

Para Mara, en su sexto cumpleaños. — “¡Perri, Perri —gritó la niña que se llamaba EME—. No te vayas para ese lado!”. Pero Perri no oyó los gritos, o hizo como que no los oía. Dobló la esquina de la