Entradas etiquetadas: amistad

Piedra sobre piedra

A Josiño. En inscripciones desleídas juegan los apellidos a repetirse roída piedra de la desdicha piedra sobre piedra sobre piedra la cuarta parte de la carga vencía el hombro de tu hermano, sentí sus pies vacilar en las losas apretadas

Piedra sobre piedra

A Josiño. En inscripciones desleídas juegan los apellidos a repetirse roída piedra de la desdicha piedra sobre piedra sobre piedra la cuarta parte de la carga vencía el hombro de tu hermano, sentí sus pies vacilar en las losas apretadas

Hasta la gente más casera ama el aire libre

Para Mara, en su séptimo cumpleaños. Tino era un joven rinoceronte que vivía en un lugar increíble de África llamado cráter del Ngorongoro. El cráter del Ngorongoro es un sitio fantástico para vivir si eres un rinoceronte, pero también si

Hasta la gente más casera ama el aire libre

Para Mara, en su séptimo cumpleaños. Tino era un joven rinoceronte que vivía en un lugar increíble de África llamado cráter del Ngorongoro. El cráter del Ngorongoro es un sitio fantástico para vivir si eres un rinoceronte, pero también si

Teoría del amor en caballerizas

A Susana O., Carmen G. y Ana C., las chicas de Madrid. Mañana irás a ver a tu amante. Tu amante vive en la región más transparente de la nocilla de dos sabores. Mañana irás a ver a tu amante.

Teoría del amor en caballerizas

A Susana O., Carmen G. y Ana C., las chicas de Madrid. Mañana irás a ver a tu amante. Tu amante vive en la región más transparente de la nocilla de dos sabores. Mañana irás a ver a tu amante.

Bibliofilia

“No hay amigos sino para los placeres, combites, juegos, burlas, donayres y vicios. Pero si se ofrece una necesidad, antes burlarán de vos y os injuriarán que os sacarán della”.  Cristóbal de Villalón: El Crotalón. César tenía el pelo más

Bibliofilia

“No hay amigos sino para los placeres, combites, juegos, burlas, donayres y vicios. Pero si se ofrece una necesidad, antes burlarán de vos y os injuriarán que os sacarán della”.  Cristóbal de Villalón: El Crotalón. César tenía el pelo más

¿Pero quién ha dicho que Zorri es un gato?

Para M.F.C. y, en general, para los pequeños amantes de los viajes. Hace mucho, mucho tiempo, en una urbanización cerca del mar, existió una muchachita que se llamaba Anabel Lili. Anabel Lili vivía con sus padres en un chalé adosado

¿Pero quién ha dicho que Zorri es un gato?

Para M.F.C. y, en general, para los pequeños amantes de los viajes. Hace mucho, mucho tiempo, en una urbanización cerca del mar, existió una muchachita que se llamaba Anabel Lili. Anabel Lili vivía con sus padres en un chalé adosado

La perra vida

Nada de nosotros quedará en este lugar que no haya de llevarse la marea. Te lo dije. La marea nunca se detiene pero nuestros pasos están tasados desde el día uno, ese día que, con la belicosidad que os caracteriza, llamáis Big Bang.

La perra vida

Nada de nosotros quedará en este lugar que no haya de llevarse la marea. Te lo dije. La marea nunca se detiene pero nuestros pasos están tasados desde el día uno, ese día que, con la belicosidad que os caracteriza, llamáis Big Bang.

En este pueblo (XX)

En este pueblo, a la mínima se menta al diablo. A la intervención del maligno se atribuye tradicionalmente el comportamiento díscolo de los rapaces, la tozudez de algunas caballerías o sucesos tan desafortunados como, por ejemplo, la muerte de la

En este pueblo (XX)

En este pueblo, a la mínima se menta al diablo. A la intervención del maligno se atribuye tradicionalmente el comportamiento díscolo de los rapaces, la tozudez de algunas caballerías o sucesos tan desafortunados como, por ejemplo, la muerte de la

En este pueblo (XIX)

En este pueblo nadie puede decir que haya sido inmune a la fiebre del ladrillo. Si hubiera que hacer inventario de las obras públicas y privadas llevadas a cabo desde la época de la Transición, la lista sería interminable. Desde

En este pueblo (XIX)

En este pueblo nadie puede decir que haya sido inmune a la fiebre del ladrillo. Si hubiera que hacer inventario de las obras públicas y privadas llevadas a cabo desde la época de la Transición, la lista sería interminable. Desde

El amigo que se fue para ese lado

Para Mara, en su sexto cumpleaños. — “¡Perri, Perri —gritó la niña que se llamaba EME—. No te vayas para ese lado!”. Pero Perri no oyó los gritos, o hizo como que no los oía. Dobló la esquina de la

El amigo que se fue para ese lado

Para Mara, en su sexto cumpleaños. — “¡Perri, Perri —gritó la niña que se llamaba EME—. No te vayas para ese lado!”. Pero Perri no oyó los gritos, o hizo como que no los oía. Dobló la esquina de la

Llamadme Cleo

Como casi siempre, la vieja estaba dormida. He visto la puerta entornada y, sin pensármelo dos veces, me he largado. La vieja no es mi madre, lo sé porque nunca he mamado de sus tetas secas. Está muy flaca y

Llamadme Cleo

Como casi siempre, la vieja estaba dormida. He visto la puerta entornada y, sin pensármelo dos veces, me he largado. La vieja no es mi madre, lo sé porque nunca he mamado de sus tetas secas. Está muy flaca y

Haikus para una tarde de abril

Caricia del sol en el lomo del día. Primavera. ** Dejadles pasar, camina un hombre cojo y su muleta. ** Al mar dormido los bañistas suplican tu piel morena. ** Copas que chocan, la tarde se detiene con dos cervezas.

Haikus para una tarde de abril

Caricia del sol en el lomo del día. Primavera. ** Dejadles pasar, camina un hombre cojo y su muleta. ** Al mar dormido los bañistas suplican tu piel morena. ** Copas que chocan, la tarde se detiene con dos cervezas.

Mi amigo Horacio

Hoy he vuelto a recordar a Horacio. Ha sido igual que siempre. Primero la calidez que se siente en la proximidad del amigo que en todo va un paso por delante, la agradable sensación de seguridad que otorga el saber

Mi amigo Horacio

Hoy he vuelto a recordar a Horacio. Ha sido igual que siempre. Primero la calidez que se siente en la proximidad del amigo que en todo va un paso por delante, la agradable sensación de seguridad que otorga el saber

Al que florece

Al noble y desaliñado J.P.G. Los cronistas de la Antigüedad acomodaban en la línea del tiempo a los protagonistas de sus relatos indicando no la fecha de su nacimiento, sino el año en que sus virtudes habían alcanzado el cénit.

Al que florece

Al noble y desaliñado J.P.G. Los cronistas de la Antigüedad acomodaban en la línea del tiempo a los protagonistas de sus relatos indicando no la fecha de su nacimiento, sino el año en que sus virtudes habían alcanzado el cénit.

Un sendero junto al Charles

Debe de ser el efecto diurético de las arenillas que inevitablemente uno se traga cuando come moluscos bivalvos, por mucho que antes de pasarlos por la plancha se los haya sumergido en agua durante un cuarto de hora, pensé mientras

Un sendero junto al Charles

Debe de ser el efecto diurético de las arenillas que inevitablemente uno se traga cuando come moluscos bivalvos, por mucho que antes de pasarlos por la plancha se los haya sumergido en agua durante un cuarto de hora, pensé mientras

Contra las caídas tontas

A mi amigo J.P.G. La muchacha está sentada frente al mar, muy cerca de la orilla. A su lado, una gran bolsa multicolor cuyo contenido ignoramos. Hace un día estupendo. Un auténtico día de julio. La muchacha sujeta un periódico a

Contra las caídas tontas

A mi amigo J.P.G. La muchacha está sentada frente al mar, muy cerca de la orilla. A su lado, una gran bolsa multicolor cuyo contenido ignoramos. Hace un día estupendo. Un auténtico día de julio. La muchacha sujeta un periódico a

Contra la suerte del principiante

A mi amigo Héctor. Xarín no sabe cazar. Se ha pasado el día entero corriendo de aquí para allá, siguiendo rastros erráticos, sin orden ni concierto. Metiéndose debajo de las xestas en busca de nada, saliendo escarmentado de entre los

Contra la suerte del principiante

A mi amigo Héctor. Xarín no sabe cazar. Se ha pasado el día entero corriendo de aquí para allá, siguiendo rastros erráticos, sin orden ni concierto. Metiéndose debajo de las xestas en busca de nada, saliendo escarmentado de entre los