La maldición del menú infantil

Fue mucho después de que RR saliera de la cárcel. Después de que, en una vana tentativa por contentar a los descontentos, el himno nacional se reescribiese con ritmo de reguetón. Twitter ya se había convertido en fuente del Derecho. Fue después de que el arbitraje privado diera la razón a las multinacionales y empezásemos a pagar un precio —bastante razonable, todo hay que decirlo— por usar las palabras privatizadas. Después de que igualdad fuese incluida en el catálogo de términos bajo vigilancia especial y feminazi resultase elegida palabra del año. Sucedió después de que los hombres barbudos ocuparan los McDonald`s cuajaditos de estrellas michelín, y de que los lepismas invasores decretasen de modo unilateral una tregua permanente revisable. Lo recuerdo perfectamente, sí. Fue después de todo eso. Hacía bastante tiempo que había conseguido la pulsera inteligente, de esas que además de dar la hora con precisión miden el ritmo cardíaco, la actividad física, los ciclos del dormir y el despertar. Al cabo de duros sacrificios que me permitieron reunir los ahorros necesarios, pude incorporarle el widget de gestión onírica, el programita que convierte los sueños en listas de deseos y las sube automáticamente a tu cuenta de Amazon. Aquel día, al abrir los ojos por la mañana, sentí que por fin estaba ejerciendo mi derecho a decidir.

burro-edit

Anuncios

  1. Ups…cross de derecha al mentón con Maluma…puajjj y al final del cuarto asalto, el widget de gestión onírica me dejó knock out . Allí va el borrico autónomo y libre a meterse más profundamente en la cueva platónica. https://www.youtube.com/watch?v=N_Nf8U2zA78

    • Adentro de la caverna se está más calentito, con tanto cacharro tecnológico y tanto ritmo vacilón, aunque sea sólo una simulación interactiva, como dicen los de Matrix. Así que el borrico autónomo no quiere saber nada de lo de fuera, si es que lo de fuera existe. ¡Adentro, adentro!…
      Muchas gracias por el comentario y cuídate ese mentón golpeado.
      Un abrazo.

  2. Hágame el favor de eliminar el widget de gestión onírica, y todas sus actualizaciones. Soñar es el único reducto de libertad que nos queda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: