Contra el exceso de confianza

A mi sobrino M., as de la Play.

GTA5Cosas que no puedes hacer: violar mujeres, violar hombres, ayudar a un ciego a cruzar la calle, ayudar a una ancianita a cruzar la calle. Ciegos no hay. Ancianitas sí, pero lo único que puedes hacer con ellas es matarlas. Da igual, porque no da puntos. Tampoco los resta. Si quieres hacer el bien, acompañar a casa a un borracho es una de las mejores opciones. También es posible acometer acciones moralmente neutras: hurgarse la nariz, por ejemplo, está al alcance de cualquier cenutrio.

Así que vas por Los Ángeles (dejémonos de tonterías, esto es Los Ángeles. He visto The Big Lebowski el suficiente número de veces como para estar seguro de ello) a toda leche con un Bugatti Veyron. Pasas los semáforos en rojo porque parar tampoco da puntos. Además, por alguna razón te persigue la pasma, así que tienes prisa. El Veyron es capaz de traccionar sobre los parterres y tú empiezas a entrenar el decision making.

Por ejemplo: te detienes frente a una casa impresionante. La puerta está abierta y, si no, la abres con un impecable tiro de bazooka. Entras y te chapuzas en la piscina de borde infinito, pero no te quedas a contemplar las vistas. También pasas de mirar lo que hay en la nevera. Te vas directamente al vestidor, que es digno de un príncipe. Ahora puedes elegir disfraz: ¿falso poli tipo Village People o macarra con traje de Armani?

Otra opción: paras el Veyron, coges el fusil de asalto y le pegas un tiro al paisano del Camaro y otro a la rubia del todoterreno enorme. Eliges el todoterreno. Trepas por las colinas en línea recta hasta que llegas al cercado del aeropuerto. Lo abres como si tal cosa y le sacudes un sopapo al vigilante. Ya puedes escoger jet privado. El primero no te convence, así que le pones una carga explosiva y ¡bum! Te subes al otro, despachas al piloto y despegas. La torre de control pasa de todo y tú vuelas entre los rascacielos. Estás convencido de que puedes aterrizar en una azotea, pero eso ya va a ser demasiado. ¡Crash! Estás muerto. Resucitar cuesta hoy 5.000 dólares. ¿Y cuál es el problema si ya has robado los siete bancos?

Pagas el precio. En tu nueva vida, coges el Camaro y vas a darte un garbeo por el barrio chungo, un vecindario de casas sin piscina. Como vas disfrazado de poli y llevas porra, empiezas a tocarles los huevos a los negratas que aparecen por todas partes. Es lo propio. Pero ¡ojo! Estos cabrones van armados. ¡Bang! Has reaccionado tarde. Has vuelto a morir. Bueno, en realidad, sólo estarás muerto cuando te hayas quedado sin un pavo.

Tenlo en cuenta. Las confianzas se pagan caras en GTA 5.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: