Contra las playas iluminadas

playa iluminada 2

Si había suerte y el ciego no te incapacitaba, te llevabas a una chavala y hacías con ella lo que podías, que casi nunca era gran cosa. Volvías a casa con el culo lleno de arenas, preguntándote qué había pasado exactamente. Dejando para el domingo de resaca la tarea de construir una historia digna que los amigos reclamarían como un tributo. Y al fin de semana siguiente, vuelta a empezar. Hasta que alguien decretó que nos podíamos permitir el derroche y colocó esas estúpidas luces. La playa entonces dejó de ser una opción.

Anuncios

Un Comentario

  1. Sonia

    Yo estoy a favor de la luz. Sobre todo después de haber leido el primer capítulo del libro Tiburon donde una chica se anima a bañarse de noche desnuda… quizá si esa playa hubiese estado iluminada, esa joven todavía estaría viva…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: