paloma1b

Sucio animal es la paloma

El materialismo dialéctico no alcanza la cuarta hora de discurso. La utopía se termina con el primer fusilado. Sucio animal es la paloma, compañero. A la cuarta hora de discurso el materialismo dialéctico se abre de piernas, y no es

paloma1b

Sucio animal es la paloma

El materialismo dialéctico no alcanza la cuarta hora de discurso. La utopía se termina con el primer fusilado. Sucio animal es la paloma, compañero. A la cuarta hora de discurso el materialismo dialéctico se abre de piernas, y no es

granvia-por-agustinmosquera

Contra los servicios incompletos (Lenguas muertas)

Sucedió la primera vez que Mona dejó de beber. Acababa de divorciarse y no tenía trabajo. Estaba desesperada. En el grupo de terapia la animaban a que saliese de su zona de confort probando cosas nuevas, tomando pequeños riesgos. Al

granvia-por-agustinmosquera

Contra los servicios incompletos (Lenguas muertas)

Sucedió la primera vez que Mona dejó de beber. Acababa de divorciarse y no tenía trabajo. Estaba desesperada. En el grupo de terapia la animaban a que saliese de su zona de confort probando cosas nuevas, tomando pequeños riesgos. Al

kc-rastrojos

KC

Mucho se ha hablado sobre el último Nobel de Literatura. Sobre si la elección del ganador ha sido justa o injusta, adecuada o fuera de foco, visionaria o una simple operación de marketing. El debate es baladí, porque la Academia

kc-rastrojos

KC

Mucho se ha hablado sobre el último Nobel de Literatura. Sobre si la elección del ganador ha sido justa o injusta, adecuada o fuera de foco, visionaria o una simple operación de marketing. El debate es baladí, porque la Academia

puerta-casa-vieja

En este pueblo (XXVII)

En este pueblo el particular ser de las cosas no puede entenderse si se desconoce la labor fundacional del gran antepasado mítico. En este pueblo, como en cualquier otro, la verdad sea dicha. Así como Prometeo robó el fuego a

puerta-casa-vieja

En este pueblo (XXVII)

En este pueblo el particular ser de las cosas no puede entenderse si se desconoce la labor fundacional del gran antepasado mítico. En este pueblo, como en cualquier otro, la verdad sea dicha. Así como Prometeo robó el fuego a

dios-por-agustin-mosquera

Historia sagrada

Dios hizo el mundo en siete días, seis de trabajo y uno de descanso. Dios habría firmado el primer convenio laboral si hubiera tenido con quien sentarse a pegar la hebra. *** Dios trabajó a destajo y el séptimo día

dios-por-agustin-mosquera

Historia sagrada

Dios hizo el mundo en siete días, seis de trabajo y uno de descanso. Dios habría firmado el primer convenio laboral si hubiera tenido con quien sentarse a pegar la hebra. *** Dios trabajó a destajo y el séptimo día

popota-mini

Elegía del miau

Al amo del animal (y animal él mismo). ¿De quién es la soledad? ¿A quién toca el desamparo? ¿Es lo solo el animal o es el animal lo solo? ¿Y qué pasa con el amo (que también es animal)? ¿Quién

popota-mini

Elegía del miau

Al amo del animal (y animal él mismo). ¿De quién es la soledad? ¿A quién toca el desamparo? ¿Es lo solo el animal o es el animal lo solo? ¿Y qué pasa con el amo (que también es animal)? ¿Quién

botas-ok

O seu nome

“Así como Londres ten os autobuses de dous pisos, Nova York os taxis amarelos, Venecia as góndolas ou Calcuta os rickshaws, Madrid ten os seus incansábeis camións do lixo”. Foi Marcus Wagenknecht quen nos fixo reparar na benaventurada ligazón que

botas-ok

O seu nome

“Así como Londres ten os autobuses de dous pisos, Nova York os taxis amarelos, Venecia as góndolas ou Calcuta os rickshaws, Madrid ten os seus incansábeis camións do lixo”. Foi Marcus Wagenknecht quen nos fixo reparar na benaventurada ligazón que

puerta-celeste

En este pueblo (XXVI)

En este pueblo, la gente que ha querido progresar se ha liado la manta a la cabeza y se ha marchado por el camino que lleva al pueblo de abajo. Al pueblo de abajo y, ya puestos, a la capital de

puerta-celeste

En este pueblo (XXVI)

En este pueblo, la gente que ha querido progresar se ha liado la manta a la cabeza y se ha marchado por el camino que lleva al pueblo de abajo. Al pueblo de abajo y, ya puestos, a la capital de

violeta

Caballero Dylan y señora

Con ustedes el caballero Dylan, un tipo nervioso. Se pasa el día arriba y abajo. No para. Casi da fatiga verlo. La única que no se cansa es Violeta. Como está acostumbrada, puede continuar a lo suyo, que es dormitar

violeta

Caballero Dylan y señora

Con ustedes el caballero Dylan, un tipo nervioso. Se pasa el día arriba y abajo. No para. Casi da fatiga verlo. La única que no se cansa es Violeta. Como está acostumbrada, puede continuar a lo suyo, que es dormitar

rio-copia

Sombra del aliso

“Este cuerpecito mío que se ha convertío en río”. Bebe: Pafuera telarañas. Mi cuerpo. Este cuerpo mío he entregado al río, he convertido en río. Mi cuerpo. Mi entero cuerpo abatido, convertido, converso, inverso. Mi cuerpo envuelto en sombra del

rio-copia

Sombra del aliso

“Este cuerpecito mío que se ha convertío en río”. Bebe: Pafuera telarañas. Mi cuerpo. Este cuerpo mío he entregado al río, he convertido en río. Mi cuerpo. Mi entero cuerpo abatido, convertido, converso, inverso. Mi cuerpo envuelto en sombra del

gallo

El doctor Tissot y los problemas de la nación

En España a los ministros, cuando se les ha pasado la amargura del cese, se les hace un retrato. Un retrato por cuenta del erario público, naturalmente, que hermoseará las paredes del ministerio. Es una costumbre no exclusiva de este país

gallo

El doctor Tissot y los problemas de la nación

En España a los ministros, cuando se les ha pasado la amargura del cese, se les hace un retrato. Un retrato por cuenta del erario público, naturalmente, que hermoseará las paredes del ministerio. Es una costumbre no exclusiva de este país

Penascazo

El peñascazo

Cinco de la tarde. Circulación prohibida. Banderitas de colores, terrazas a la espera de clientes. A la vuelta de la esquina, hierve la plaza. Policías municipales y guardias civiles comparten acomodo en las vallas. Ahora será el pregón, pero ayer ya

Penascazo

El peñascazo

Cinco de la tarde. Circulación prohibida. Banderitas de colores, terrazas a la espera de clientes. A la vuelta de la esquina, hierve la plaza. Policías municipales y guardias civiles comparten acomodo en las vallas. Ahora será el pregón, pero ayer ya